Loading

Protege tu cámara del frío

Protege tu cámara del frío
5 (100%) 1 vote

Seguramente sueles cuidar tu cámara de golpes o del polvo, ¿pero la proteges del frío? Tú cámara tiene un rango de temperatura para tener un buen funcionamiento, este rango suele estar entre  los 0º y los 40º C, dependiendo del modelo y marca. Esto no quiere decir que, si no está dentro de esos niveles de temperatura, la cámara no funcionará; lo que sí ocurrirá es que tendrás algunos problemas al tomar tus fotografías.

Si te preocupa el cuidado de tu equipo, sigue leyendo este post para saber cómo prevenir o solucionar los problemas ocasionados por las bajas temperaturas.

 

Pantalla

Cuando baja la temperatura puede ocurrir que tu cámara no trabaje con normalidad, por ejemplo, que la pantalla LCD no funcione correctamente, por lo que tendrás que hacer que entre en calor. Lo más recomendable es que entres a algún cerrado donde la temperatura sea mayor.


Batería

Con el frío, las baterías suelen rendir menor: tienen menos autonomía y tardan más en cargar. Ante esto, no hay mucho que hacer más que llevar otra de repuesto. Mete la batería descargada en algún bolsillo de tu chamarra o pantalón. El calor corporal la protegerá del frío, por lo que aguantará más.

Cuando tu batería de repuesto se haya agotado, vuelve a probar la que mantuviste en calor, ya que seguro te permitirá hacer algunos disparos. El frío suele hacer que no funcionen a la perfección hasta que vuelven a entrar en calor.

 

 

Condensación

Seguro has visto cómo los lentes o ventanas suelen empañarse con el frío. Esto también puede ocurrirle a tu lente. Este es un problema menos, aunque no podrás tomar fotos por unos minutos.

El verdadero problema es cuando tu cámara comienza a “sudar”. Esto sucede cuando la humedad del exterior se condensa en tu cámara. Si es externo, no tienes nada de qué preocuparte; pero, si es interna, puede estropearse tu cámara.

¿Cómo puedes prevenir que esto ocurra?

Carga con bolitas de sílice, esto puede ayudar con la humedad. Después, envuelve en una toalla tu cámara antes de guardarla en su estuche.

El cambio brusco de temperatura puede afectar tu cámara, así que procura no sacarla directamente de la mochila al exterior, deja que poco a poco se adapte a la temperatura ambiente.

 

Niebla

Protege tu equipo envolviendo tu cámara en una bolsa o paño. No olvides secar cualquier rastro de humedad que quede en tu equipo.

 

¿Qué hacer si la humedad es interna?

Inhala y exhala. Lo primero que debes hacer es no sacar tu cámara nuevamente al exterior y sigue los siguientes pasos:

  1. Saca la batería y abre todas las tapas.
  2. Retira las tapas de los objetivos.
  3. Toma un paño suave y sea por fuera la cámara y el lente.

Colócalos cerca de una fuente de calor, lo suficientemente cerca para que le llegue el calor, pero no demasiado ya que puedes dañar el equipo.

 

¡Ahora sí da la bienvenida al frío!